fuckyeahfelipemassa:

Felipe Massa and Bottas team radio from Malaysia

fuckyeahfelipemassa:

I was half asleep, I admit. It was three laps to the end of the race and nothing else happen after Alonso passed Hülkenberg and took the fourth place.

Suddenly the radio: “OK, Felipe, Valtteri is faster than you. Do not hold him up.”

The phrase began to echo. Faster than you, you, you….

Then, and here I acknowledge that it may have been my imagination, but I swear I heard, came the reply from the driver: "No cu, Jaú." “What? In cool, Jaool? Who is Jaool? What do you mean with no cool, what is heating, the engine, the brakes?” There was a certain desperation on the other side of the radio after the driver said “no cu, Jaú” given such clear expression of incomprehension. “No cu, Jaú” means “no fucking way”, if at that time the staff of Williams need translators.

Man, only a few times I saw such a lack of sensitivity in a team in my life. You don’t say “So-and-so is faster than you” to Felipe Massa. Not in those words, to begin to talk. It’s no need to resort to memory to remember how much he was ridiculed after that race in Germany, even more because he just left Alonso pass.

It is only the second race of the year, Massa and Bottas were seventh and eighth, and they would finish in seventh and eighth even if the Finnish passed, though he said, also on the radio, which was 100% sure that would overtake Button. He would not, and even if he had, so what? Would change the price of sterling? No. But to say “is faster than you” for Massa changes. Could simply end the career of the Brazilian if he would accept the bizarre order, as are almost all team orders.

Bottas was all upset and said that everyone would have a conversation on the team. Felipe tried to downplay the situation, said the dispute was “normal” and just did what he thought was best to do. “It’s fair to do my best? I respect my work” he said. “I do not think he would pass Button” he said. The Williams radio was a succession of absurdities. First, the order for Bottas: “You are faster, pass.” After Felipe sent your “no cu, Jaú” when informed that the tires from his team mate were better and therefore he should not prevent his overtaking, came to countermand: “OK, Felipe, retain your positions, he will not attack, just take a chilled in the car.”

All completely unnecessary. The silence would be the best to the end of that race, it was just let both run, maybe one or other technical information (the temperature of both cars was rising dangerously), but if someone wanted to say something, to open the radio for both and just talk, “Boys, just left three turns, we are both in points, it is already more than we did in all of last year, stay tuned to temperature, have fun, but don’t do bullshit. See you at dinner.”

The frantic exchange of messages, as if the world were to end and that race depended the fate of each one in the Judgment Day, just created a silly and pointless crisis. Instead of smiles for good performance on the weekend, no big deal, but good, with two cars in the points, the pits from Williams were invaded by tied beaked faces and people.

But one thing is certain. Felipe won points with his fans, with himself, with his fellow drivers and the with the “lumpesinato” team, which is what matters - mechanical, factory staff, porters and cooks. If Bottas will frown, if Claire Williams will make pout, if the engineer from radio (which I don’t know who he is) will feel unauthorized, patience. 

.

At such times, the only sensible thing to say is no cu, Jaú.

:’)

Some dates to look forward to:

nadia8barca:

1 December: Autosport awards
6 December: FIA’s
 Prize-Giving ceremony
 
14/15 December: Race Of Champions

Testing:
28-31 January | Jerez 
19-22 February | Bahrain 
27 February - 2 March | Bahrain 

16 March: AUSTRALIAN GP!!!!

f1juice:

epic fail

f1juice:

epic fail

alecsgrg:

Dubai shoreline | ( by Craig Averall )

alecsgrg:

Dubai shoreline | ( by Craig Averall )

"Ayrton, o herói revelado" - Capítulo 2.3: "Breve adiós"

- Gusto de conocerlo, gusto de conocerlo.

Era todo lo que Ayrton Senna, aún un muchacho muy tímido, conseguía decir a los sorprendidos jefes de equipo a los cuales Emerson Fittipaldi lo presentaba, en el paddock del circuito de Zeltweg, durante los entrenamientos para el Gran Premio de Fórmula 1 de Austria, en Agosto. Nadie entendió el inaudito entusiasmo de Emerson, no muy dado a cuidar a los principiantes, ya sean brasileño o no. Pero Emerson había visto y oído lo suficiente para seguro de lo que iba a suceder:

- Este es Ayrton Senna da Silva. Él va a ser campeón del mundo.

Ron Dennis, Ken Tyrrel y otros jefes de equipo de la Fórmula 1 a los cuales Ayrton fue presentado aquel día no guardaron nombre o rostro. No tenían ni tiempo para ver los chicos de la Fórmula Ford enredarse en las curvas de Silverstone, Brands Hatch, Thruxton, Mallory Park, Snetterton y Oulton Park.

Ya Dennis Rushen, dueño de la Rushen Green Racing, un respetado equipo de Fórmula Ford 2000, el paso siguiente para los que brillaban en la Fórmula Ford, tenía todo el tiempo del mundo. Después de la bandera a cuadros de la sexta etapa del Campeonato RAC, disputada bajo lluvia en Snetterton, el día 9 de agosto, Dennis, de tan impresionado con la facilidad con que Senna dejó a los otros pilotos atrás, hizo una oferta inmediata:

- Si usted vuelve el año que viene, garantizo su temporada por diez mil libras.

El carácter condicional de la propuesta tuvo sentido un mes y medio después. El día 29 de septiembre, cuando Ayrton alineó en la grilla de Brands Hatch para la última etapa del Campeonato Townsend Thoresen, poca gente sabía que, para él, ya campeón, aquella podría ser la última carrera. Ayrton enfrentaba en silencio una gran presión de sus padres, que lo querían de vuelta a Brasil, lejos del automovilismo y preparado para cuidar de los negocios de la familia. Además de eso, estaba molesto con los directores de DAP, por creer que ellos habían infringido detalles financieros y técnicos del acuerdo hecho a inicios de año. También echaba en falta de alguien que trabajara por él, junto a patrocinadores brasileños.

Tal vez por estar aún muy propenso a obedecer a su padre y volver, Ayrton hizo una despedida histórica en la hora en que entró en el cockpit. Escaló desde la tercera fila hacia el liderato en la largada, rodó sin colisionar con nadie y cayó al décimo sexto. Volvió a la disputa adelantando a seis adversarios por vuelta y rodó nuevamente. Intacto. El show recomenzó, con el mismo promedio de media docena de sobrepasos por giro, hasta que él terminó la carrera en segundo lugar. Una tarde inolvidable. Un título conquistado. Una noticia sorprendente.

- ¡¿Cómo es eso de que quieres parar?!

La pregunta, irritada, era de Chico Sierra, amigo de Ralph Firman, perplejo al saber de la decisión de Ayrton de hacer las maletas y no esperar ni el mes de octubre para participar del Festival de Fórmula Ford de Brands Hatch -el gran evento de la categoría en el cual Senna, el campeón, y la Van Diemen, su equipo, serían las principales atracciones-.

- Voy a volver a Brasil. Mi padre necesita de mí.

- ¿Dar la mano para qué? ¡No tienes carajo idea de su negocio! Estás dejando plantado a Ralph.

Chico sabía que la vuelta de Senna no tenía nada a ver con negocios. Sabía también del poder que su padre ejercía sobre él. Su amigo Alfredo Popesco iba más allá: tenía certeza de que Ayrton no sólo cumpliría la orden de su padre de trabajar en la tienda de material de construcción de la familia, sino que también continuaría trabajando allá indefinidamente “si Miltão así lo requiera”.

Senna desembarcó en Brasil a inicios de Octubre. Llevaba en el equipaje el mejor currículo jamás obtenido por un piloto brasileño en su primer año en el exigente automovilismo inglés. En la entrevista que dio al periódico O’Globo, él omitió el hecho de estar atendiendo al llamado de su padre. E hizo un juicio amargo del deporte que dominaría años después:

- La Fórmula 1 es muy cerrada y no quiero sufrir las mismas decepciones que mi amigo Chico Sierra está pasando en el equipo Fittipaldi. Todo piloto sueña, evidentemente, en competir en la Fórmula 1. La experiencia muestra, sin embargo, que en ella vale más el dinero que un piloto puede pagar al equipo del que su talento.

Nelson Piquet también desembarcó en Brasil en la misma fecha, con el título de campeón mundial, conquistado en Las Vegas. Nelson había retrasado su regreso al país para huir del asedio de los fans. Justificación: no era muy de su estilo el hacer desfile en coche abierto u otras conmemoraciones. Un ejemplo más de la conturbada relación de Piquet con la prensa y la hinchada brasileña. Senna insistiría en no seguir el ejemplo. Por el contrario.